¿Recuerdas cuando tu mamá te decía que con la comida no se juega? Estos artistas seguramente nunca siguieron ese consejo y gracias a eso se atrevieron a mezclar comida y arte para crear obras asombrosas que tienes que conocer.

Si lo más interesante que has hecho con tu comida es armar palabras con la sopa de letras ¡Prepárate! a continuación verás una pequeña muestra del resultado de la fusión entre comida y arte que esta vez no deleitará tu paladar sino tus ojos.

Henry Hargreaves

Este fotógrafo neozelandés convierte todo tipo de comida en un elemento atractivo para el lente. Aprovecha los colores y texturas propias de los alimentos y además experimenta a través de diferentes procesos plásticos que sacan a la comida de su contexto tradicional y la convierten en la protagonista de sus sesiones fotográficas. Una de sus obras más conocidas es una serie de retratos de personales mundialmente reconocidos que hizo a partir de tajadas de pan tostado.

 

Alejandro Sánchez

Seguramente alguna vez dibujaste algo con café o salsa sobre una servilleta, pero jamás imaginaste que esta mezcla podría llegar a convertirse en arte de verdad, verdad. Pues el bogotano Alejandro Sánchez sí vio potencial en este experimento y creó una obra completa con colorante para comida, salsa de tomate y servilletas que rescata escenas cotidianas del archivo de Bogotá.

Territorios Comunes – Alejandro Sánchez

Territorios Comunes – Alejandro Sánchez

 

Giulia Bernardelli

La espontaneidad de la obra de esta italiana es una de sus principales características, porque sus obras generalmente no tienen ningún tipo de preproducción. Bernardelli hace uso de bebidas, tortas, salsas, frutas y legumbres para crear desde retratos hasta paisajes que muestra al mundo a través de su cuenta de Instagram que ya alcanza más de 74 mil seguidores. Una prueba de que los usuarios de esta red se interesan por el arte tanto como por las selfies.

Diego Cusano

Diego Cusano es un ilustrador que comprueba que mezclar elementos en el arte es la clave del éxito. Él aprovecha cualquier alimento como pizza, donuts, caramelos, zanahorias y hasta sushi; para fusionarlo con ilustraciones impecables para crear composiciones perfectas en las que en ocasiones es difícil identificar que hay un elemento sobrepuesto.

Stephan Brusche

¿Quién diría que una obra completa podría estar inspirada en un banano? Pues al parecer ese es el caso de Stephan Brusche, un diseñador holandés que interviene bananos con diferentes técnicas plásticas para convertirlos en verdaderas obras de arte. La técnica, llena de creatividad, es sencilla y por lo mismo los resultados son sorprendentes. Brusche trabaja cortando y dibujando sobre la cáscara de los bananos que se transforman en animales, embarcaciones y personajes famosos.

¿Qué esperas para empezar a seguir su trabajo? Puede que te inspire tanto que uno de estos días, al recibir tu almuerzo, te animes a mezclar elementos y crear tu propia obra.

NUESTRAS MARCAS